Cómo reparar vuestro lavabo

Existen dos cosas que debéis saber si queréis arreglar vuestro lavabo vosotros mismos, la primera es que vosotros mismos podéis hacerlo si poseéis las herramientas y conocimientos adecuados y la segunda es que existen dos tipos de tuberías en vuestro lavabo. Una tubería surte vuestro lavabo de agua limpia y la otra se encarga de recoger las aguas servidas.

 

En caso de que vuestras tuberías sufran de una fuga de agua, el primer paso es identificar de dónde viene dicha fuga de agua. Si proviene de la tubería que surte de agua, entonces debéis cerrar la llave de paso para poder reemplazar la tubería afectada. Asegúrate de que apretéis bien las uniones y las tuercas, además de usar cinta de teflón para poder evitar más fugas.

 

Otro útil consejo es que toméis fotos con el móvil a la instalación antes de desarmarla para poder saber en qué sitio va todas las piezas cuando os toque armarla de nuevo. Una vez que lo desarméis y encontréis la pieza dañada, podéis llevaros consigo esas piezas a la ferretería o tienda de fontanería para que os puedan guiar y vender las partes más adecuadas para vuestra instalación del lavabo.

 

Este tipo de repuestos no suelen costar mucho y armar de nuevo la instalación no es muy complicado si tomasteis las fotos del proceso de desensamblaje y tenéis los 5 sentidos activados en todo instante. Una vez terminado el trabajo, solo abre la válvula de paso y el grifo para comprobar que todo quedó instalado correctamente y os sentiréis satisfechos con vosotros mismos al realizar un buen trabajo y por ahorraros una lana extra.

Repara un grifo que gotea

Uno de los problemas más frecuentes de los lavabos, es cuando gotean en las uniones inferiores, lo cual conlleva a un aumento de la factura del agua más costosa debido a la pérdida constante de agua. Esto ocurre más que todo en los grifos antiguos con el pasar de los años y lo más recomendable es que cambiéis las juntas.

 

Cerrad la válvula de paso de agua y observad detenidamente el lavabo por debajo, una vez que identifiques la junta por donde gotea el agua, probablemente debéis quitar el sifón para acceder a ella. Desenrosca las tuercas con ayuda de una llave ajustable y luego remueve la pieza afectada en cuestión.

 

Una vez que tengáis la pieza en vuestras manos, dirigiros a la ferretería o tienda de fontanería más cercana para que el encargado pueda venderte la pieza adecuada que necesitáis sin tener que memorizar o aprender los complicados sistemas de medida.

 

Cuando hayáis adquirido la pieza correcta, y la habréis colocado en el sitio correspondiente, no os olvidéis de colocar un poco de cinta de teflón en las roscas y de apretar bien las uniones y tuercas con una llave ajustable. Ya que esté todo instalado otra vez, abrid la llave de paso y el grifo para comprobar que el agua corre libremente y sin fugas de agua para terminar.

 

Si os pareció útil estos consejos, o tenéis problemas de fontanería muy complicado y necesitáis de un fontanero a buen precio, no dudéis en escribirnos a través de nuestras redes sociales o de escribirnos a través de la sección de comentarios para pedir más información y preguntar vuestras dudas y preguntas, ya que es gratis y siempre nuestro fontanero Pozuelo economico estara deseoso de contestaros rápida y servicialmente.